LEGIONELLA

La presencia de ciertos microorganismos en ambientes interiores, por encima de cierto umbral de tolerancia, genera una situación de riesgo potencial para la salud pública.

Por ello, es necesario, implementar medidas de prevención y control encaminadas a la reducción de la tasa microbiana hasta un nivel "seguro".

La desinfección debe ser posterior a la limpieza, salvo contradicción específica, reservándose, en todo caso, para los escenarios en los que una limpieza adecuada no presente garantías de éxito.

En caso de necesidad, se puede recurrir a métodos físicos (calor, radiación, etc.), métodos físico - químicos (ionización Cu-Ag, ozono, etc.) o métodos químicos (desinfectantes).

En caso de existencia de normativa particular para el tratamiento de instalaciones, actividades o afecciones diferenciadas, se tomará lo indicado por el texto con aplicación y vigencia.

1/1
1/1